Dentro de una dieta sana y balanceada la quínoa ha pasado a convertirse en uno de los alimentos imprescindibles en la elaboración de recetas para bajar de peso, proporcionando a nuestro cuerpo vitaminas, hidratos de carbono, grasas insaturadas y fibra.

Es por ello que traemos para ti una ensalada de quínoa con espinacas, un plato del cual estamos seguros formará parte de tu dieta y que contribuirá a que puedas alcanzar tu objetivo de perder esos kilos extra.

Ingredientes

Entre los elementos requeridos para la preparación de la ensalada de quínoa con espinacas están:

Quínoa (300 g)
Berenjena
Espinacas (200 g)
Cebolla (1)
Queso feta (75 g)
Caldo (500 ml)
Ajo en polvo
Limón (1)
Sal
Aceite
Pimienta

¿Cómo hacer ensalada de quínoa con ensalada y queso feta?

Arrancamos la preparación de esta receta para bajar de peso tomando la quínoa y lavándola durante un par de minutos con abundante agua fría hasta que esta salga transparente, a fin de desprender la saponina, la cual es un elemento que le proporciona a esta un sabor amargo.

Después, en una olla, colocamos la quínoa y vertemos sobre ella el caldo. Esparcimos un poco de sal y pimienta, cuyas dosis tendremos la oportunidad de corregir más adelante luego de que la preparación haya finalizado.

Al notar que la preparación está comenzando a hervir bajamos el fuego y mantenemos la cocción de la quínoa durante un tiempo aproximado de 15 minutos.

Mientras transcurre el tiempo de cocción de la quínoa tomamos la cebolla y la cortamos para luego echarla a sofreír en una sartén con un poco de aceite hasta que esta adquiera una apariencia blanda y transparente, asegurándonos de que no se queme.

Luego, usamos la mitad de la berenjena y la cortamos en láminas de poco grosor. Cortamos nuevamente la berenjena, pero esta vez, en tamaño bocado, echándolas luego en una sartén con un poco de aceite para que se asen.

Hecho esto, pasamos a cortar las espinacas con las manos, procurando hacerlo de forma irregular para luego incorporarlas a la sartén junto con la cebolla y mantener todo esto en cocción hasta que las espinacas pierdan el agua.

Pasado los 15 minutos, retiramos la quínoa y escurrimos el caldo restante para luego proceder a echarla en la sartén para mezclarla con las espinacas y la cebolla, procurando removerlo todo bien para favorecer esta acción.

Llegado a este punto añadimos las berenjenas asadas previamente, pasando luego a sazonar todo con pimienta, sal y ajo en polvo, asegurándonos de probar la preparación para comprobar su sabor y ajustar la sazón en caso de ser necesario.

Por último, cuando todo esté listo, servimos en una fuente y luego colocamos el queso feta, distribuyéndolo de forma aleatoria sobre la ensalada, mezclándolo con esta si lo deseamos, agregando luego el jugo de limón para aderezar y dejando en reposo por un par de minutos para que los sabores se asienten.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here